BDSM - fetichismo / Blog

¿Te sientes un cachorro o más bien un perro?

viernes, 14 de abril de 2017

 Aunque estamos hablando continuamente de cachorros, no todas las personas que se meten en el rol de perro humano se sienten como un cachorro, es decir, como un perro joven. Hay perros, y hay perrakos. El ser “cachorro” o ser un “perro” no es algo que venga determinado por la edad real de la persona, sino que tiene más que ver con la mentalidad y la propia imagen que uno tiene de sí mismo. Los perros, por ejemplo, parecen más propensos a dominar, a preocuparse por defender su territorio que los cachorros.

NO TENGAS MIEDO , SE ORIGINAL

Que el perro tenga un nombre de perro sirve también para distinguir y moverse entre los roles. Por ejemplo, si le llamas con su nombre de humano el cachorro vuelve a su yo humano, o al revés, si le llamas por su nombre de perro empieza a comportarse como perro. También resulta más fácil recordar su propio nombre que una palabra previamente acordada para tal fin.

Utilizar la ropa (máscara, mits, plug…) para distinguir cuando es perro y cuando es humano, puede resultar complicado en ciertas ocasiones, como a la hora de bañarse. Se puede usar, por ejemplo, el collar (o un determinado collar). De tal forma que cuando se le pone el collar, la persona se convierte en perro. Usar la máscara de perro es una opción, de forma que en cuanto se ponga la máscara el humano pase a ser perro.